12
Sistema cardiocirculatorio. Parte III| Hipertensión arterial esencial y recomendaciones al volante.

Consejo sobre hipertensión arterial (HTA).

El médico indicará al paciente las pautas para combatir los factores que predisponen a la HTA, recomendándole que pierda peso, coma con poca sal y haga ejercicio.

Estos consejos también ayudarán a una conducción más cómoda.

Los pacientes con daño visceral establecido no podrán conducir.

El médico, en las sucesivas revisiones del paciente y ante la buena evolución de la enfermedad en los órganos afectados por la HTA, informará sobre la posibilidad de conducir sin incremento de los riesgos y siempre con estabilidad de las cifras de tensión arterial (TA).

Consejo sobre el desarrollo y evolución de la HTA.

Con HTA grave no tratada, refractaria o maligna no se puede conducir.

El tratamiento específico con evolución favorable del cuadro clínico, permitirá al médico valorar la capacidad del paciente para poder conducir.

La crisis hipertensiva urgente y la emergencia hipertensiva impiden la conducción en el episodio agudo y también posteriormente, hasta que el paciente esté correctamente diagnosticado, tratado y estabilizado sin afectación de lesiones viscerales que mermen su capacidad para conducir.

Consejo sobre los síntomas y signos de la HTA.

A un paciente hipertenso con cefalea pulsátil y embotamiento cerebral, debemos tratarle pronto y conocer si la HTA es esencial o secundaria.

Mientras el paciente tiene síntomas y sus cifras de TA elevadas no puede conducir, por eso, nuestras explicaciones tienen que ser claras y convincentes.

Si la HTA es secundaria y sintomática, hasta que el diagnóstico completo esté realizado, los riesgos de la enfermedad causal se hayan establecido y el tratamiento aplicado sea satisfactorio, no se podrá conducir.

Por lo tanto, se desaconsejará la conducción al paciente hipertenso sintomático y/o refractario al tratamiento médico, pues estas situaciones dificultan la conducción y aumentan los riesgos al volante.

Si las lesiones viscerales son importantes o existen datos de encefalopatía hipertensiva, no se podrá conducir.

El paciente que sabe que es hipertenso y conduciendo comienza con síntomas, debe cuanto antes aparcar el vehículo en una zona donde no haya riesgo de accidente, tranquilizarse y esperar a que los síntomas remitan.

Si no mejora, pedirá ayuda para ser trasladado al centro médico más cercano y que el médico realice la toma de tensión, confirme el diagnóstico e instaure el tratamiento adecuado.

El paciente hipertenso con síntomas no podrá acudir al centro médico conduciendo.

Consulte