logo medicos por la seguridad vial

Cardiopatía isquémica y conducción

Sexo y Edad

Varón de 52 años

Antecedentes

No alergias medicamentosas conocidas,
Dilipemia, No HTA , No Diabetes

Tratamiento Habitual

Adiro100mg, Atorvastatina 20mg., Emconcor 5mg, Acovil 10mg
Nitroglicerina sublingual si precisa.

Sintomatología

Cardiopatía isquémica de un vaso principal revascularizada con ACTP STENT en descendente anterior izquierda con función sistólica preservada hace un mes.
Acude a revisión a consulta de medicina de familia para valoración alta laboral refiriendo encontrarse bien sin presentar sintomatología alguna .No ha vuelto a presentar ningún cuadro anginoso en reposo o mínimos esfuerzos.

Revisión por su cardiólogo en 3 meses
Exploración física: TA 120/75, FCC : rítmico a 68 lpm ACP normal

Consejo de seguridad vial

  • El paciente que ha sido sometido a un proceso de revascularización coronaria debe encontrarse sin síntomas y con autorización del especialista, sobre el momento adecuado para reiniciar la conducción.
  • Se debe informar y transmitir al paciente que aunque su enfermedad no le produzca síntomas, puede complicarse y limitarle su actividad diaria incluida la conducción.
  • Debemos advertirle de los posibles efectos secundarios de los fármacos y de su influencia al volante.
  • Si estando conduciendo se presenta un cuadro anginoso debe detener el vehículo administrar nitroglicerina sublingual que debe llevar siempre consigo y pedir ayuda en caso necesario para acudir al centro sanitario
  • Recordar que la nitroglicerina les puede producir efectos secundarios (cefalea, taquicardia , mareo, etc.…). En este caso aunque la angina haya desaparecido, tampoco se puede seguir conduciendo.
  • Llevar una copia del informe cardiológico siempre consigo
  • Las personas con angina de pecho en reposo o de mínimos esfuerzos a pesar del tratamiento médico en las actividades de la vida diaria, no deben conducir.
  • Las personas con antecedentes de angina de pecho bien controladas médicamente y actualmente asintomáticas pueden conducir, si no hay cambios en el electrocardiograma, arritmias, hipertensión mal controlada, fracción de eyección en reposo de al menos 40%.
  • Los pacientes con enfermedades cardiovasculares deben procurar conducir en recorridos cortos y en caso de viajes largos obligatorios, se recomienda que vayan acompañados, respeten el horario de los medicamentos y de las comidas.
  • Los pacientes con insuficiencia cardiaca grave, o mal compensada, o con pocos síntomas pero con riesgos de síncope y muerte súbita, arritmias no pueden conducir.
  • Una persona asintomática puede ser apto para la conducción, sujeta a revisión anual, si no hay cambios en el electrocardiograma, arritmias, insuficiencia cardíaca, el tratamiento anticoagulante, la hipertensión, pruebas ergometría negativa.
  • El período de convalecencia después de un infarto agudo de miocardio variará de acuerdo con la cantidad de necrosis miocárdica, la extensión de la enfermedad coronaria obstructiva, la eficacia de cualquier procedimiento de revascularización, la capacidad funcional, la evidencia de los sistemas reversibles isquemia miocárdica, y la predisposición a la taquicardia ventricular. El momento de la aptitud para conducir después de un infarto de miocardio se debe evaluar en el contexto de convalecencia en general por parte del especialista cardiólogo.
  • La aptitud para conducir después de la cirugía de revascularización coronaria se ve influida por la integridad de la revascularización, la capacidad funcional pruebas, la isquemia miocárdica reversible y la presencia de dolor músculo-esquelético o de otra índole.